Convocatoria

La Revista Chilena de Diseño, invita a enviar artículos inéditos para la sección abierta del Volumen 5 Número 8, y para el dossier del mismo número:  "Alfabetización en diseño para todos" a cargo de los editores invitados, Úrsula Bravo y Erik Bohemia. 

El cierre de recepción es el día 15 de enero de 2020

Para mayor información visite la página: www.rchd.uchilefau.cl o al correo rchd@uchilefau.cl

RChD: Creación y Pensamiento
Vol.5, Nº8 / JUN 2020
ISSN 0719-837X

Envío de artículos: 15 de enero de 2020
Aceptación: marzo de 2020
Publicación: junio de 2020

Alfabetización en diseño para todos

EDITORES INVITADOS:

Úrsula Bravo
Universidad del Desarrollo, Chile
ubravo@udd.cl

Erik Bohemia
Oslo Metropolitan University, Noruega
Design Literacy International Network
erik.bohemia@oslomet.no

Resumen

En los últimos años han emergido enfoques pedagógicos basados en el diseño –como el design thinking– que tienen como objetivo desarrollar habilidades como la resolución de problemas, el pensamiento crítico y la creatividad; consideradas dentro las habilidades más necesarias para generar innovación en la economía del conocimiento. Así, el diseño ha dejado de ser solo un mediador de experiencias de aprendizaje y se ha transformado en un contenido que debe ser aprendido por personas que se desenvuelven en contextos tan diversos como escuelas, comunidades locales, empresas, industrias y organismos del Estado. A pesar de este creciente interés, aún no hay acuerdo sobre qué es la alfabetización en diseño, cuáles son sus componentes y cómo funciona. Esta falta de comprensión dificulta el desarrollo de una perspectiva crítica acerca de lo que implica aprender y enseñar diseño en un mundo donde el rol del diseño es visto con creciente optimismo, pero que a su vez ha contribuido a crear patrones de consumo que alteran fuertemente los equilibrios sociales y ambientales. En este escenario, la alfabetización en diseño debería evidenciar los impactos positivos y negativos del diseño en las personas y en el planeta, y posicionarse como una alternativa que proporcione a niños, jóvenes y profesionales, las competencias necesarias para adoptar una posición crítica como ciudadanos, consumidores, usuarios y tomadores de decisiones. Invitamos a académicos del diseño y de la educación a contribuir con artículos académicos centrados en explorar críticamente las promesas, las habilidades y las pedagogías en que se sustenta la “alfabetización en diseño para todos”.

Convocatoria

La economía del conocimiento se caracteriza por el trabajo analítico no rutinario, como el que se realiza para tratar con los llamados wicked problems o problemas perversos (Rittel & Webber, 1973), sin embargo, la mayor parte de la educación formal de hoy está diseñada para producir expertos en actividades rutinarias (Christensen, Hjorth, Iversen, & Blikstein, 2016). En este contexto, han emergido diversos enfoques pedagógicos basados en el pensamiento de diseño que tienen como objetivo desarrollar habilidades como la resolución de problemas, el pensamiento crítico y la creatividad: consideradas por el World Economic Forum dentro las diez más necesarias para la economía del conocimiento.

Desde esta perspectiva, podemos considerar a la educación como un campo de oportunidades inagotables para el diseño: tanto en relación con la formación de los futuros diseñadores –constantemente tensionada por los cambios tecnológicos, las demandas del mundo productivo y los indicadores de empleabilidad–, como en relación con una educación general para niños, jóvenes y profesionales de otras áreas. Así, el diseño deja de ser entendido solo como mediador de experiencias de aprendizaje –a través de la creación de espacios, equipamiento, material didáctico, dispositivos y experiencias–, y se convierte también en un contenido curricular –a nivel conceptual, procedimental y actitudinal– que debe ser aprendido por personas que se desenvuelven en contextos tan diversos como escuelas, comunidades locales, empresas, industrias y organismos del Estado.

Durante la última década, un número creciente de libros y artículos académicos reporta experiencias relacionadas con el uso de métodos basados ​​en el diseño por parte de personas de diferentes edades y procedencias (Johansson-Sköldberg, Woodilla, & Cetinkaya, 2013; Razzouk & Shute, 2012). A nivel escolar, estudiantes de diferentes edades han utilizado algunos de estos métodos con propósitos tan diversos como desarrollar habilidades de resolución de problemas, empatía, colaboración y mentalidad emprendedora (Carroll et al., 2010; Zupan, Cankar, & Setnikar Cankar, 2018). Entre los profesores su uso se ha orientado a facilitar la incorporación de tecnología en la sala de clases, a desarrollar habilidades socioemocionales como la empatía, la creatividad y la tolerancia a la incertidumbre y a fomentar el liderazgo colaborativo para la gestión del mejoramiento escolar  (Henriksen, Richardson, & Mehta, 2017; Mintrop, Órdenes, & Madero, 2018). Estas experiencias se han realizado en países tan diversos como: Australia, Canadá, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Noruega, Reino Unido, Singapur y Taiwán.

En las escuelas de negocios, enfoques basados en el diseño han sido adoptados y promovidos para desarrollar estrategias comerciales y generar innovación (Brown, 2009; Cooper, Junginger, & Lockwood, 2013; Liedtka & Ogilvie, 2011; Martin & Martin, 2009). El diseño también ingresó al léxico de los Estudios Organizacionales a través del trabajo de Simon (1996), quien propone la teoría de las ciencias de lo artificial, mientras que Bousbaci (2008) compara el proceso de toma de decisiones del pensamiento de diseño con el de los Estudios Organizacionales

A pesar de este creciente interés, y considerando que en el proceso de diseño interviene conocimiento tácito (Cross, 2006; Schön, 1998), aún no hay acuerdo sobre qué es la “alfabetización de diseño”, cuáles son sus componentes y cómo funciona. Esta falta de comprensión dificulta el desarrollo de una perspectiva crítica acerca de lo que implica la alfabetización en diseño, tanto desde la perspectiva del aprendiz como del maestro.

Recientemente, Lutnæs (2019) sugirió que, en un contexto de innovación crítica, la alfabetización en diseño no solo debería contribuir a abordar la complejidad de los problemas del mundo actual, sino también evidenciar los impactos positivos y negativos del diseño en las personas y en el planeta, así como a evaluar la viabilidad de cualquier idea de diseño en términos de sostenibilidad. La autora enfatiza que frente a un mundo que ha devenido insostenible (Fry, 2009, p. 219), la educación –de los futuros diseñadores y del público general– debería incluir aspectos éticos acerca de cómo la innovación apoya al bienestar de las personas y del planeta. En este sentido, la alfabetización en diseño permitiría formar una masa crítica de usuarios que reconozca su propia capacidad para transformar los actuales patrones de consumo masivo y opte por formas sostenibles de interactuar con la realidad.

Esta visión es coherente con lo planteado por Miller (2010) quien sugiere que una parte vital de ser profesional es la habilidad para tratar de descubrir lo que está mal con las propias ideas, en lugar de conformarse con aquello que está bien. Lamentablemente, los diseñadores no estamos entrenados en esto: el diseño tradicionalmente ha tratado de probarse a sí mismo, en lugar de refutarse a sí mismo.

Frente al entusiasmo por múltiples enfoques y métodos basados en el diseño, el concepto de 'alfabetización en diseño' podría posicionarse como una alternativa, proporcionando un conjunto de competencias y aspectos éticos que los futuros diseñadores y el público en general debieran desarrollar en su posición crítica como ciudadanos, consumidores, usuarios y tomadores de decisiones, con el propósito de ejercer una ciudadanía responsable (Nielsen & Brænne, 2013).

Dado lo expuesto anteriormente, esta convocatoria invita a académicos del diseño y de la educación a contribuir con artículos académicos centrados en explorar críticamente las promesas, las habilidades y las pedagogías en que se sustenta la “Alfabetización en diseño para todos” / “Design Literacy for all”. Sugerimos considerar, aunque no solamente, algunas de las siguientes preguntas.

  • ¿Cuál es la motivación para introducir la alfabetización en diseño en una educación general? ¿Qué tiene de especial el diseño en comparación con otras disciplinas? ¿Qué expectativas se generan al introducir enfoques de diseño en el campo de la educación escolar? ¿Cuáles son los problemas que pueden obstaculizar el cumplimiento de estas expectativas?
  • ¿Qué es "alfabetización en diseño", cuáles son sus componentes y cómo funciona?, ¿Qué habilidades, destrezas y conocimientos se requieren para que alguien sea "alfabetizado en diseño"? Estas son preguntas que pueden informar sobre cómo se puede enseñar, aprender y evaluar la alfabetización de diseño. ¿Cómo se valora la alfabetización en diseño en relación a otras alfabetizaciones como la alfabetización crítica, la alfabetización ecológica, la alfabetización tecnológica o digital, la alfabetización creativa, la alfabetización visual y la alfabetización sostenible?
  • ¿Qué tipos de competencias deberían tener los profesores o instructores que imparten la capacitación en alfabetización de diseño?, ¿deberían recibir capacitación y certificación formal?
  • La introducción de la “alfabetización en diseño para todos” ampliará los límites disciplinarios del diseño. ¿Qué desafíos enfrentarán los diseñadores profesionales en un mundo donde todos quieran ser diseñadores y donde se enfrenten a una masa crítica de usuarios informados?
  • La literatura sugiere que las habilidades de alfabetización en el diseño pueden contribuir positivamente a empoderar a los ciudadanos para convertirse en consumidores responsables. ¿Por qué debería ser este el caso, si la evidencia previa sugiere que el diseño fue uno de los contribuyentes de la cultura de consumo insostenible (Margolin, 2007)?

Las contribuciones aceptadas para este número especial apoyarán el avance de la red internacional Design Literacy para desarrollar investigaciones críticas sobre todos los aspectos relativos a la alfabetización en diseño.